¿Dolor de espalda?

Te mostramos los mejores correctores de espalda para ayudarte a corregir tu postura y eliminar el dolor

Dado que muchas personas sufren de dolor de espalda crónico, no debería sorprender que, a menudo, recurran a correctores de espalda. Este elemento es un chaleco cruzado, que se coloca alrededor del tórax, estirándolo con fuerza, y colocándolo en una postura que ayuda a mitigar las molestias.

Según algunos estudios, entre el 60 y el 80 % de los adultos tiene dolor lumbar y el de espalda es una de las principales causas de baja laboral. Si eres de los que ha experimentado alguna vez estas molestias o las sufres habitualmente, seguro que estás de acuerdo en que buscar una solución se convierte en uno de los principales objetivos. En estos casos, un artículo ortopédico como este, puede ayudar mucho y de muy diversas formas.

Los mejores Correctores de Espalda de 2018

Puedes encontrar muchos correctores de espalda en internet, pero nosotros te mostramos los mejores en Amazon, para que puedas comprarlos, si los necesitas, de forma cómoda y segura.

Beneficios de usar un corrector de espalda

Descubre todos los beneficios de usar un corrector de espalda. Desde aliviar el dolor hasta la corrección vertebral, la memorial muscular, etc. Todo para asegurar tu calidad de vida.

Ejercicios para aliviar y evitar el dolor de espalda

Estos ejercicios y estiramientos te ayudarán a evitar el dolor de espalda y a prevenirlo en el futuro. No olvides que una dieta sana y el ejercicio frecuente son fuente de buena salud.

¿Qué causa el dolor de espalda?

dolor de espalda

Si bien la mayoría de los dolores de este tipo provienen de una tensión muscular debida a la elevación inadecuada de objetos pesados, las malas posturas o los movimientos repentinos, estos no son los únicos motivos.

La genética y la enfermedad también juegan un papel clave: la escoliosis y otras desviaciones espinales, a menudo llevan a quienes las padecen a comprar un aparato ortopédico. Otras razones para obtener uno incluyen artritis, músculos espinales débiles o subdesarrollados, osteoporosis y estrés.

¿Qué son los correctores de espalda?

Los correctores de espalda –o corsé ortopédico- son dispositivos que ayudan a mantener una postura adecuada de la espalda y la columna vertebral, ofreciendo soporte, estabilidad y guía para la memoria muscular de la zona.

Estos artilugios ortopédicos están indicados para hombres, mujeres y niños, y su uso no requiere de receta médica. Si bien siempre es recomendable la supervisión y el consejo de su médico o fisioterapeuta.

Los encontramos en varios diseños, cada uno de los cuales orientados a unas actividades o aptitudes diferentes. Pero todos están fabricados con la finalidad de mitigar el dolor de espalda y prevenirlo a largo plazo.

Los correctores más comunes están fabricados en un material elástico o semi-elástico con unas correas almohadilladas que se entrelazan y se ajustan a la espalda y hombros. Algunos de estos correctores también cuentan con un soporte lumbar que puede ser elástico o rígido y que se puede ajustar.

Los corsés con soporte lumbar están más indicados para personas que trabajan con cargas y peso continuamente, ofreciendo un soporte mayor en la zona y protegiendo la espalda. Mientras que los corsés ortopédicos sin este soporte están orientados a personas que sufren dolor de espalda en la zona alta y cervical, generalmente personas que trabajan muchas horas sentadas, con estrés, malas posturas, etc. En cualquier caso, si está pensado en adquirir un corrector de espalda, cualquiera de las opciones le ayudará a disminuir el dolor y a mejorar su postura, por lo que todas las opciones son correctas.

Los mejores correctores de espalda de 2018

Si utilizas un bloqueador de publicidad desactívalo temporalmente para que puedas ver los productos que te mostramos.
A continuación te mostramos los mejores correctores de espalda de 2018 y que puedes adquirir en Amazon. Cualquiera de los cinco es una buena opción, pero nosotros recomendamos la opción uno y la opción 3 por tratarse de correctores con mejor calidad y que cubren diferentes necesidades.

Beneficios de su uso

Usar un aparato ortopédico según lo prescrito por el médico puede proporcionar alivio, promover la cicatrización y ayudar a prevenir problemas futuros. Por eso, entre los beneficios están:

– Inmovilizar las áreas lesionadas y ayudar a la recuperación.

– Estabilizar las áreas de debilidad inmediatamente después de la cirugía.

– Ayudar a disminuir la tensión y la presión sobre la columna vertebral mientras levantas objetos pesados.

– Mejorar la postura y alargar la columna vertebral.

– Aliviar el dolor de espalda.

– Ser utilizado como tratamiento no invasivo y como alternativa a la cirugía.

Puedes obtener, desde el alivio del dolor hasta la curación, sin mencionar la estabilización de las áreas debilitadas causadas por la cirugía. Los aspectos positivos de usar uno de estos aparatos superan con creces cualquier aspecto negativo.

Señales de advertencia de que necesitas uno

Los signos que indican que puedes necesitar un soporte de este tipo incluyen:

– Dolor de espalda severo.

– Dolor en la parte baja de la columna vertebral (frente, lados o espalda).

– Interacciones musculares obstinadas y profundas cerca de la columna vertebral (especialmente en la parte inferior).

– Pérdida de altura.

– Debilidad en los músculos de tu espalda.

– Dificultad para doblarte, caminar o levantar objetos.

– Entumecimiento.

– Sensación de hormigueo o incluso una sensación de puñalada.

– Curvatura de la columna vertebral.

– Debilidad en tus piernas o pies.

Tu probabilidad de necesitar un soporte para la espalda aumenta si eres:

– Embarazada.

– Tienes exceso de peso.

– Una persona sedentaria.

– Tienes más de 30 años.

– Participas en situaciones que incluyen levantar pesos o doblar y retorcer tu espalda.

– Estás sujeto a vibraciones corporales extendidas.

– Sufres estrés o depresión.

Toma nota si experimentas alguno de estos síntomas. El dolor de espalda varía según cada persona, y puede ser leve o grave, por lo que es importante prestar atención incluso a los signos más pequeños que tu cuerpo está tratando de transmitir.

Tu próximo movimiento, si notas algo, debe ser contactar con tu médico, descubrir la raíz de tus síntomas, y buscar tratamiento.

Tipos de correctores de espalda

Estos aparatos están diseñados para soportar, inmovilizar y tratar los músculos, las articulaciones y los problemas esqueléticos. Es muy común que un médico los aconseje. Se dividen en dos categorías: los rígidos y los elásticos.

Rígidos

Son ajustables. Los huesos rotos a menudo se pueden tratar con uno y también se pueden usar después de una cirugía.

Este diseño se usa para tratar afecciones graves, como la escoliosis, y tiende a restringir el movimiento en pacientes hasta en un 50 %. Es pesado ​​y tiende a ser relativamente incómodo. Debes usarlo cuando estás levantado, pero se puede quitar cuando te acuestas.

Elásticos

El corrector más común tiene un respaldo suave y elástico usado para comprimir la cavidad abdominal y las articulaciones y músculos asociados con esa área. La compresión ayuda a estabilizar y soportar los músculos y permite un movimiento hacia adelante de la columna vertebral. Muchos usuarios de correctores de espalda usan el dispositivo durante momentos de estrés físico, para ayudar a evitar lesiones. También es usado amenudo por personas que trabajan sentadas, para ayudar a mantener una postura correcta.

A veces se recomienda para limitar el movimiento de la columna, después de una fusión lumbar. El corsé ayuda a limitar el movimiento en la parte posterior, mientras que la fusión se neutraliza al no permitir que el paciente se doble hacia adelante.

Las personas con trabajos que implican levantar objetos pesados ​​también, a veces, usan corsés. Estos funcionan esencialmente limitando el movimiento y actuando como un recordatorio para usar una postura corporal adecuada al levantar objetos. Con el corsé o corrector ortopédico, hay que levantar el peso con la espalda recta (no doblada hacia adelante), utilizando los músculos grandes de las piernas para realizar el levantamiento.

Prevención y hábitos posturales

Cuidar tu espalda debe ser una prioridad en cualquier momento de tu vida, pero más aún a medida que cumples años. Si has tenido la suerte de no heredar una dolencia en esta zona del cuerpo o adquirirla de forma sobrevenida, debes mantener una actitud preventiva en todo momento y adquirir unos buenos hábitos posturales.

Hay muchos trabajos que, ya sea por el esfuerzo físico que requieren o por una misma postura prolongada que te obligan a adoptar, suponen un alto riesgo para la salud y bienestar de tus músculos y huesos.

Por eso, para evitar el dolor de espalda, debes estar pendiente a cualquier señal de aviso. Si ya lo tienes, por pequeño que sea, busca la ayuda de un profesional médico y, si así te lo recomienda, utiliza un corrector de espalda, que es una de las mejores decisiones que puedes tomar para evitar malas posturas y mitigar el sufrimiento en esta zona.

Ejercicios, estiramientos y cuidados

Pero si ya tienes esta dolencia, muy común hoy en día, en muchos casos no basta con utilizar el corrector de espalda. Es recomendable mantener un estilo de vida saludable, comer bien, evitar las grasas y azúcares y realizar ejercicio. Los estiramientos son realmente importantes para mitigar el dolor y ayudar a la musculatura a ejercitarse. Te dejamos dos vídeos de estiramientos y ejercicios para el dolor de espalda en la zona lumbar y la zona de las cervicales.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Correctores de espalda
Author Rating
51star1star1star1star1star