1. Reduce el dolor lumbar

Sentarse o pararse en una posición encorvada durante períodos prolongados de tiempo ejerce presión sobre la zona lumbar.

Más específicamente, ejerce presión sobre las estructuras posteriores de la columna, incluidos los discos, los ligamentos y los músculos.

2. Menos dolores de cabeza

Una mala postura puede contribuir a los dolores de cabeza por tensión, debido al aumento de la tensión muscular en la parte posterior del cuello.

A menudo, si corregimos nuestra postura, podemos reducir la tensión muscular y mejorar nuestros dolores de cabeza

3. Aumenta los niveles de energía

Cuando los huesos y las articulaciones están alineados correctamente, permite que los músculos se utilicen como deben, por lo que tendrás menos fatiga y más energía.

4. Menos tensión en hombros y cuello

Una postura de la cabeza hacia adelante ejerce presión sobre la parte superior de la espalda, los hombros y el cuello. Con una alineación adecuada, las articulaciones y los ligamentos están menos estresados ​​y menos sujetos al uso excesivo crónico.

5. Disminuye el riesgo de desgaste anormal de las superficies articulares.

El sentarse y pararse torcidos, como descansar sobre una pierna o un lado del cuerpo, provoca tensión en la cadera. Tus articulaciones se desgastan naturalmente con el tiempo. Si tu postura es correcta, no surgen muchos problemas. Pero si eres desigual, tienden a ocurrir más problemas y dolor.

6. Mayor capacidad pulmonar

Si estás encorvado, estás comprimiendo tus pulmones. Con una buena postura tus pulmones tienen más espacio para expandirse. En otras palabras, una buena postura mejora tu respiración.

7. Mejora de la circulación y la digestión

Si estás comprimiendo órganos vitales, tu circulación es mala y esos órganos no van a funcionar tan bien. El flujo sanguíneo saludable requiere una alineación adecuada y evitar posiciones que obstaculicen la circulación, como cruzar las piernas.

8. Reducción del dolor de la ATM (articulación temporomandibular)

Cuando tenemos una posición de cabeza hacia adelante, la articulación mandibular y los músculos de la mandíbula experimentan estrés y tensión. Esto puede contribuir al dolor al comer, hablar, bostezar, y dolores de cabeza.

9. Fortalecimiento central y escapular mejorado

Se requiere un esfuerzo muscular para mantener una buena postura. Si mantienes una buena postura, tus músculos centrales y de la parte superior de la espalda permanecerán activos.

10. Mejor forma durante tus entrenamientos

Nuestra postura no solo nos afecta cuando estamos sentados y de pie, sino también cuando estamos haciendo ejercicio. Por ejemplo, tener un núcleo comprometido y una columna neutra durante una sentadilla ayudará a prevenir lesiones.

11. Parecer más alto

Una buena postura puede hacerte más atractivo. La gente se ve más alta y delgada cuando tiene una buena postura. A veces incluso puede hacer que nuestros abdominales parezcan más definidos.

12. Mayor confianza en ti mismo

Una buena postura no solo puede aumentar sus niveles de energía y reducir su dolor, sino que también puede aumentar su autoestima. Un estudio de 2009 dice que una buena postura te da más confianza en tus propios pensamientos.

¿Te ha gustado?

Contenido relacionado: